Color Blanco: pasta (parte I)

En casa nos encanta la pasta, ya desde pequeños eran famosos los platazos de macarrones o spaghetti que todos los hermanos, muy delgaduchos por cierto, nos tomábamos. Se trata de un ingrediente saludable, energético y, si no se abusa de los acompañantes, muy digestivo.  Además en la cocina nos ofrece infinitas posibilidades y es muy sencillo de preparar.  En Italia, reino de la pasta, cada receta está pensada para un formato, macarrones, spaghetti, cintas, etc. y es muy importante el punto de cocción, ya que una pasta al dente absorbe mejor los sabores de sus acompañantes.  Esta vez os propongo platos distintos que, acompañados de una ensalada nos pueden solucionar una comida. Todas las recetas están pensadas para cuatro comensales.

 

Spaghetti con berberechos.

400 grs. de spaghetti, 3 ajos, 1 guindilla pequeña, 2 latas de berberechos, perejil.

En sartén poner a freír los ajos (siempre comenzando con el aceite frío) y la guindilla; cuando empiecen a dorarse añadir la lata de berberechos con todo su jugo, dar una vuelta e incorporar los spaghetti escurridos.  Servir espolvoreados de perejil picado.

macarrones con brecol

Macarrones con brecol
Un plato italiano delicioso

Macarrones con brécol y anchoas:

300 grs. de macarrones, ½ Kg. de brécol, 1 bote de cristal de 55 grs. de anchoas, 2 ajos, sal y pimienta negra.

Rehogar los ajos laminados en un poco de aceite de oliva virgen, cuando tomen color añadir las anchoas con la mitad de su aceite hasta que se deshagan en la sartén, poner entonces el brécol, dar una vuelta y añadir los macarrones.  Saltear todo junto 3 minutos y servir.  Un plato italiano poco conocido y espectacular.

Spaghetti negros con mejillones y salsa de tomate picante.

400 grs. de spaghetti negros, 1 cebolla, ½ pimiento verde, 1 lata de tomate natural triturado, sal, laurel, Tabasco o guindilla.

Rehogar la cebolla y el pimiento verde picado pequeño en aceite de oliva virgen, hasta que estén blanditos; añadir una lata pequeña de tomate natural triturado, sal, una hoja de laurel y unas gotas de tabasco o una guindilla y cocer a fuego lento 20 minutos.  Incorporar los mejillones limpios sobre la salsa de tomate hasta que se abran, entonces poner los nidos de pasta previamente cocidos y dar unas vueltas todo junto para que la pasta coja todo el sabor del guiso.

Nidos al huevo con calabacín y langostinos.

400 grs. de nidos al huevo, 2 cebolletas, 1 calabacín, 12 langostinos, sal y pimienta negra.

Sobre aceite de oliva virgen poner las cebolletas a estofar, a continuación cuando empiecen a estar transparentes, añadir el calabacín cortado en bastones, sin pelar, y las cabezas de los langostinos (apretándolas bien con la cuchara para que suelten todo el coral que le dará un sabor potente a marisco), retirar las cabezas y añadir los cuerpos del marisco.  Poner sal, pimienta negra y los espagueti previamente cocidos, dejando que cojan el sabor de la verdura y los langostinos.  Puede hacerse también con gambas o gambones.

Truco: Las cabezas de los langostinos pueden triturarse junto con el resto de las cáscaras y un poco de agua, para obtener un estupendo caldo de marisco para otros platos (previamente pasado por un colador fino)