Color naranja: El Salmón

He redescubierto el salmón. Un pescado azul con buen precio, lo que se agradece especialmente en estos tiempos, además de ser sano, nutritivo y sabroso. Admite múltiples preparaciones, teniendo en cuenta que si lo compramos fresco debe ser previamente congelado siempre al menos dos días, ya que lo ideal es tomarlo no muy hecho (en el Tartar totalmente crudo) para que se conserve rosado por fuera y jugoso por dentro. Las preparaciones no deben aportarle mucho aceite ya que el salmón naturalmente es uno de los alimentos más ricos en grasas saludables.
Algunas ideas para incluirlo en nuestra dieta de forma variada son:

Tartar de salmónEn Tartar: trocear con cuchillo el salmón en trocitos pequeños, añadir cebolleta, alcaparras, pepinillos, todo finamente picado; mezclar bien y aliñar con zumo de limón, aceite de oliva, salsa de soja, Tabasco, sal y pimienta negra. Dejar macerar unas horas y servir con pan tostado.

Brochetas de salmónEn Brochetas con verduras: cortar el salmón y verduras al gusto en cubos (calabacin, berenjena, cebolleta, pimiento verde y rojo, tomate cherry, etc.) y montar en brochetas, alternando los colores . Hacer a la plancha, vuelta y vuelta, con unas gotas de aceite, zumo de limón y sal en escamas.

En Marmitako, rehogar cebolla y pimiento verde con aceite de oliva, añadir las patatas peladas y cortadas en trozos, la espina del salmón, sal, perejil y hoja de laurel y hervir 15 minutos. Sacar la espina, añadir el salmón troceado y cocer 5 minutos más.

Al microondas, poner el salmón en lomos o rodajas con sal, pimienta, zumo de limón y un poco de mantequilla. Cocinar a máxima potencia 1 o 2 minutos según el gusto. Servir con patata cocida y unas verduras al vapor.

Y siempre el salmón ahumado delicioso en ensalada con lechugas, huevo cocido, cebolleta y pepinillos o en rollitos relleno de un queso de untar.